Antonio María Claret: UN APASIONADO LECTOR DE LA BIBLIA
Inspiración para la hermenéutica claretiana