Consulta diaria


Primera lectura
: Ez 47,1-9.12: 
Manaba agua del templo
Salmo: 45:
El Señor de los ejércitos está con nosotros 
Evangelio: Jn 5,1-3.5-16: 
Aquel hombre quedó sano

 

1 En aquel tiempo, celebraban los judíos una fiesta, y Jesús subió a Jerusalén.
2 Hay en Jerusalén, junto a la puerta de los Rebaños, una piscina llamada en hebreo Betesda, que tiene cinco pórticos.
3 Yacía en ellos una multitud de enfermos, ciegos, cojos y lisiados, que aguardaban a que se removiese el agua.
5 Había allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.
6 Jesús lo vio acostado y, sabiendo que llevaba así mucho tiempo, le dice: ¿Quieres sanarte?
7 Le contestó el enfermo: Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua. Cuando yo voy, otro se ha metido antes.
8 Le dice Jesús: Levántate, toma tu camilla y camina.
9 Al instante aquel hombre quedó sano, tomó su camilla y empezó a caminar. Pero aquel día era sábado;
10 por lo cual los judíos dijeron al que se había sanado: Hoy es sábado, no puedes transportar tu camilla.
11 Les contestó: El que me sanó me dijo que tomara mi camilla y caminara.
12 Le preguntaron: ¿Quién te dijo que la tomaras y caminaras?
13 Pero el hombre sanado lo ignoraba, porque Jesús se había retirado de aquel lugar tan concurrido.
14 Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice: Mira que has sanado. No vuelvas a pecar, no te vaya a suceder algo peor.
15 El hombre fue y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado.
16 Por ese motivo perseguían los judíos a Jesús, por hacer tales cosas en sábado.


Comentario

 

La experiencia de Jesús que es buena noticia para todos los hombres y mujeres de toda raza, pueblo y nación tiene, también, sujetos privilegiados: los pobres, los desheredados, “los descartados”, son los primeros destinatarios del amor de Dios manifestado por Jesús. El reino no es otra cosa que la vida plena para todos aquellos a los que las estructuras sociales y religiosas les arrebataron la vida. En Betesda, el Evangelio de hoy narra, que Jesús manifestó un signo del reino. La acción de Dios, su amor liberador y sanador de toda enfermedad y esclavitud, actúa por encima de todas las lógicas de este mundo, también de las lógicas mezquinas de la religión.

El hombre que llevaba treinta y ocho años de enfermedad fue curado en sábado, día que para los judíos no se podía sino hacer ritos y liturgias. Cuando la vida es devuelta a un hijo de Dios, hasta las religiones tienen que quitarse del camino.

Preguntémonos con seriedad:
¿Las prácticas religiosas que realizo son generadoras de vida o muerte?

May 2019
Su Mo Tu We Th Fr Sa
28 29 30 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1